Facebook Twitter Google +1     Admin

Que te diré Don Eloy...Loor en tus 120 años de revolución!

20150601183746-eloy-alfaro-galapagos.jpg@AdrianaMezaV

Voy a empezar con la misma introducción de la primera y única carta que escribí en algún momento a un Presidente. Esta vez te escribo a ti Don Eloy, tampoco estoy segura si me escucharás donde quiera que esté tu alma revolucionaria, como manabita debo admitir el orgullo que me embarga que tu nombre haya trascendido a lo largo de nuestra historia ecuatoriana, y que seas motivo e inspiración de nobles hombres de lucha que con verdadera convicción promueven una sociedad más justa, solidaria y equitativa. Pero ¡CARAJO!, créeme Don Eloy, que me indigna cuando se toman tu nombre aquellos seres vanos que repiten como loros expresiones, que no se les siente con el corazón.

Sabes, cuando era niña no entendía aquella frase que solía escuchar de mis padres, que “uno sabe dónde nace, pero jamás donde muere”. Y es que a lo largo de la vida vives tantas experiencias y hoy me pregunto: Cómo habría reaccionado tu corazón Don Eloy, ante algún acto de injusticia. Por esas cosas de la vida tuve que alejarme de mi natal Manta y encontrar el cobijo divino que la vida me dio la oportunidad en las Galápagos. Es como siempre digo tras de cada persona aquí, hay una historia que contar.

Como buena chola, amante del mar y toda su energía que emana, aprendí a valorar cada instante de vida, pero también a perseverar, enfrentar situaciones, y superar por casi una década el problema de asma de mi hijo. Hoy gracias a Dios y a aquel majestuoso mar en la bella Isabela, puedo sentir la alegría y agradecimiento a Dios y a la vida, de que mi hijo es un joven robusto y sano.

Discúlpame Don Eloy que hoy desnude mi sentir, pero te puedo decir que se logra a lo largo de los años, tener una amplia visión y conocimiento, a la vez agradecimiento por el lugar que vives. No fue nada fácil, porque cuando se trata de derechos, cada quien defiende los suyos. Y como te decía al principio, me pregunto si aquella carta llegó, porque la única intención era que se entendiera que los contundentes cambios generados en el Ecuador Continental, se vieran más tangibilizados en la Región Insular.

Tuve la oportunidad de vivir en Isabela, cuando se percibía una verdadera depresión económica y social (por la demanda de alternativas económicas), cuando las personas perecían en plena travesía en altamar, por la falta de atención médica y de logística oportuna. Hasta incluso entregué por escrito el malestar ciudadano a aquellos diputados de aquel entonces, que cada vez y cuando tomaban éste tema para sus campañas políticas.

Pero déjame decirte Don Eloy, que ahora vivimos un nuevo escenario, hoy contamos con un helicóptero naval para evacuación de emergencias interislas y rescates en altamar; un avión ambulancia para la evacuación médica hacia el Ecuador continental, tenemos un nuevo hospital, etc. Qué bien por nuestra gente!!!.

Es loable  reconocer aquellas acciones, pero era de entender a su vez  ciertos aspectos en nuestras islas que generaban cierta inconformidad y que de una u otra manera se fueron resolviendo, como el caso de los pescadores de Santa Cruz con el crédito del Banco Nacional del Fomento.

Era menester entender también aquellas otras situaciones que merecían un tratamiento oportuno de ordenamiento, a fin de evitar conflictos institucionales por un posible irrespeto de competencias, donde inclusive se veía eclipsado el verdadero rol y liderazgo de competencia que debía tener el Consejo de Gobierno de Régimen Especial de Galápagos para enrumbar de manera efectiva el futuro de ésta provincia.

En el recuento de los años, ha sido evidente el malestar del colectivo ciudadano por las presuntas nuevas inversiones en Galápagos. Quizás no sea malo permitir las inversiones poniendo las reglas claras, y no más bien propiciando a que ciertas personas hagan su agosto a nombre de Galápagos. Serán los hechos y la historia que respondan por si sola y ponga al descubierto una posible nueva élite local, que presuntamente ha sido partícipe en este juego de poder.

Allí está el clamor de los derechos de quienes buscan potencializarse como operadores locales. Es de reconocer que se ha dado posiblemente una paulatina reducción del esfuerzo pesquero sobre la Reserva Marina de Galápagos. Asumo que de los alrededor de 1 mil 200 pescadores artesanales que se establecía en el registro pesquero, no habrá más de 300 de ellos que se están dedicando exclusivamente la actividad pesquera en las islas, o quizás sean menos. Muchos de ellos se fueron insertando paulatinamente en actividades conexas al turismo.

Tengo que referirme Don Eloy, al rol de la Armada del Ecuador en las islas Galápagos, aunque no entiendo por qué se los excluyó del seno del Consejo de Gobierno. Pero allí están como guardianes de nuestros espacios acuáticos. Hablando de mar, ójala sean más las entidades como la Subsecretaría de Pesca, Secretaría del Mar y más instancias que propicien investigación, estudio especializado y políticas alternativas de producción de nuestros recursos del mar.

La conectividad en nuestras islas ha tenido un crecimiento paulatino a través de la operatividad de las diversas compañías de aviación, motivado por el consecuente mejoramiento de la infraestructura aeroportuaria. Ojala Don Eloy algún momento se considere el especial caso de la isla Isabela, que se podría decir es la que por historia ha sufrido mayor aislamiento.

La bella Isabela ha logrado un mayor crecimiento económico gracias a la participación local, pues paulatinamente la comunidad fue invirtiendo en sus casas hospedajes como una alternativa a sus economías. Y esto sí que fue de ripley-déjame decirte-, recuerdo tanto que se trajo consultores hasta de Noroña-Brasil para impulsar las casas hospedajes como alternativa económica para los isabeleños, luego a lo largo de todos estos años quienes invirtieron en sus negocios, han sido sometidos a nuevos procesos, es lógico entender que es parte del cambio.

Pero bueno, te decía Don Eloy, que quizás abrir el aeropuerto local (de Isabela) a las compañías aéreas comerciales tendría doble efecto y podría convertirse en un riesgo en muchos aspectos, por lo que considero que sería ecuánime establecer vuelos semanales regulares, de mediana capacidad, que promueva su conectividad. Menciono esto, porque además se requiere mejorar la infraestructura local sobre todo de los servicios básicos y resolver problemas de contaminación por descarga de aguas negras a sitios turísticos, un tema que tengo entendido está resolviendo la actual administración municipal.

Que te diré Don Eloy!., el aspecto educativo en Galápagos, merece especial tratamiento. La realidad que deben vivir los padres al ver partir a sus hijos para culminar en un colegio y acoplarse al nuevo sistema educativo, o acceder  sus estudios de cuarto nivel, es de larga data. Muchos hablan de la deficiencia del sistema educativo en las islas, y no es para menos citar el caso de una “profesora de matemáticas” con títulos falsos, que por varios años se desempeñó como tal en una escuela de la localidad.

Sabes Don Eloy, San Cristóbal alberga la mayor cantidad de servidores públicos y aquí tenemos una majestuosa infraestructura de la Universidad San Francisco, habría que investigar cuanto chicos locales acceden a esta universidad vs la cantidad de extranjeros que desconozco cuánto pagarán por venir a recibir clases en Galápagos, no con esto discrimino a los extranjeros que están en todo su derecho. Pero sería oportuno incluso que ésta infraestructura sirva para establecer y ejecutar un programa de maestría o de estudios especializados para los servidores públicos y más personas de la comunidad en convenio hasta con el mismo IAEN.

Es de larga data mencionarte otros aspectos de nuestras islas, mejor te las ampliaré en el momento propicio o cuando escriba mi libro, sin pretender entrar en otros detalles del evidente “canibalismo social” que se puede sentir en una sociedad con privilegio de los que se creen “exclusivos de derechos” y la odisea de los “sin derechos”. Hoy hay mucha preocupación por el veto a la nueva Reforma a la Ley de Régimen Especial de Galápagos, se manejan discursos y “discursos” en torno al tema. Me pregunto Don Eloy, por qué ciertos actores políticos primero dejan pasar las cosas y luego instan a protestar y movilizarse al pueblo para que manifieste su malestar???. Por qué cuando el pueblo les ha perdido credibiidad a sus dobles discursos, ahora nos muestran una "actitud rebelde" y hasta apuestan sus puestos para "defender" posturas.

Que irá a pasar Don Eloy?, se dice tanto y se dice nada, pero en medio de todo lo que se dice, me pregunto si es que ha habido un estudio a la economía de los residentes en Galápagos, para sustentar una reducción de sueldo, no será que se equivocaron?, y entrevistaron a aquellos servidores cuyos hogares perciben entre 6 mil a 8 mil dólares mensuales?. Seguramente, aquellos servidores públicos no asistirán a la marcha convocada éste sutil 1 de junio, Día Internacional del Niño.

Bueno, y hablando de fechas Don Eloy, éste 5 de junio se constituye una fecha de gran trascendencia para nuestra amada Patria Ecuador, fecha para recordar los principios de libertad, igualdad y fraternidad. Fue en 1985 en que impulsaste esa corriente filosófica de libertad, afianzando a nuestro país en una República, entregando el poder político al pueblo. Al margen de que por historia se haya satanizado o no en su conjunto al poder económico…Digo esto,  porque no lo comparto en gran medida aquello, cuando entiendo que hay empresarios que son realmente emprendedores.

Lo que más me enorgullece como manabita, como mujer y como ecuatoriana es otra de tus conquistas: haber alcanzado la reivindicación de los derechos de la mujer, gracias a ello mis padres lograron educarme y culminar en una modesta universidad de mi provincia que lleva tu nombre “Eloy Alfaro” en mi natal Manta. Pero no creas Don Eloy, que se ha cumplido al cien por ciento con ese gran ideal tuyo para la mujer, de igualdad de derecho de vivir en condiciones con el hombre, todavía se nos sigue tratando como un ser inferior.

Sabes te lo digo por experiencia, no hay tal sentido de solidaridad humana y respeto en algunos casos, al menos esos me tocó experimentar éstos últimos años. Déjame decirte Don Eloy, que se identifican algunos oportunistas y abusadores del poder, que el momento les prodiga. Aquellos a los que no les importa, si se trata de una madre soltera para dejarla en el desempleo, esos mismos que repiten como loros, tu frase insigne, sin convicción.

Créeme Don Eloy es triste y asquea, tener que recordar la manipulación,  y recibir una carta de despido de un abortado contrato de trabajo para un año, paradójicamente un 1 de mayo, día emblemático del trabajador. Te podría dar detalles, pero no vale la pena mencionarlos a aquellos seres miserables que luego repele escucharlos hablando de lo más lindo en sus maquillados discursos.

Que te diré Don Eloy!, con el tiempo he dejado de creer en las las tendencias, para mí todo se resume en los principios de conciencia!!!. Sabes todos estos años he podido espectar lo que he denominado como el “chaulafán político”, ver aquellos oportunistas que se pintan de todos los colores, y sabes lo que es peor, hasta satanizan cual pupilos malcriados a sus impulsores. A veces me pregunto Don Eloy, dónde están aquellos Frankenstein políticos, porque ya ni suena ni truenan.

Quizás falta unirnos más las mujeres y conocer más a profundidad el verdadero valor histórico, político y social que sólo tu impulsaste Don Eloy!!!. Loor éste próximo 5 de junio en tus 120 años de verdadera revolución, QUE VIVAS POR SIEMPRE CARAJO!.

Lunes, 01 de Junio de 2015 12:37. Islas Galápagos ;?>

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comJose Pardo R.

Me encanta este artículo, se evidencia mucha inspiración y sentido social a una realidad muchas veces desconocida para quienes miramos a las islas solo por su potencial turístico.

Fecha: 03/06/2015 20:11.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris