Facebook Twitter Google +1     Admin

El encuentro de los amantes

Por Adriana Meza

Con picardía el Patroncito Murillo, salía a relucir entre sus conversaciones de las “viejas de los velones” que asomaban a la media noche en la playa y que mantenían en zozobra a la población. Como mero macho manabita se le ocurrió llevar su machete y ver de que se trataba, pero sorpresivamente descubrió que no se trataba de almas del más allá, ni de fantasmas, de la pelona, ni mucho menos.

Era el viejo truco de amantes para despistar y reencontrarse a la luz de la medianoche y dar riendas sueltas a su pasión. En fin era más ético callar aunque como en todos los casos era el común denominador que el agraviado era el último en enterarse. Con tal que va más igual estábamos a cuantas millas de “Puerto Cacho”, y esa parecía ser una denominación que se llevaba con orgullo.

Y quien iba a entender aquello, si hasta el día de hoy resulta incomprensible el abismal “mundo de los cuernos”. Lo que si es real que esa era una gloria más común en los hombres, pero que al final ya parece estar de moda como algo normal en las mujeres. Con tal de que ahora parece ser más fácil y descomplicado jurar ante el altar cruzando los dedos el “hasta que la muerte nos separe” o “hasta que el otro nos separe”.

El estímulo y la excitación social parecen estar sesgada hacia una conducta social donde el sublime amor es confundido con el derroche de un momento pasional donde se ponen en juego muchos aspectos que contribuyen al deterioro de una sociedad. Todos en algún momento en “corto” traen a colación los líos amorosos, los involucramientos y relaciones extramaritales asumiendo como algo común atribuido al consumo de mariscos. ¿Y que tienen que ver los mariscos?..Cuando se trata de ser infiel, aunque sea comiendo yuca, se es infiel.

O tal vez es el encanto de Isabela, que nos hace estremecer de pasión y eso justifica la infidelidad…¿y que tiene que ver la Concha Perla, el Mirador, las Tintoreras, La Playa del Amor?. O tal vez, si sean fuentes de excitación..!!!, si hasta un Ex presidente se inspiró con su asistente.

Si Dante viviera y hubiera visitado Isabela, sin dudas hubiera titulado alguna de sus obras como la “Isla de los amantes”. Y con salva excepciones, quien no haya caído en pecado que lance la primera piedra..!!!.

Al final del ocaso, lo más importante no es los errores cometidos, sino darle valor a lo verdaderamente esencial en la vida y no esperar a que sea tarde para valorar lo perdido.

 

Lunes, 15 de Enero de 2007 11:55. Adriana Meza Vera #. ARTÍCULOS DE OPINION

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris